'Exp. Académica' Category

Yigit

Mayo 10th, 2010 Mayo 10th, 2010
Posted in Exp. Académica
3 Comments

El viernes pasado fue el último día que compartí aula con Yigit. No creo que vuelva a verlo más. Espero no volver a verlo más. Aunque me quedaré con las ganas de saber qué había en la caja, eso sí. Este turco flaco y huidizo que jamás enfrenta la mirada siempre me inquietó un poco, precisamente por ese carácter extraño y reservado, que parece que no tenga origen en la timidez, como ocurre con buena parte de  los estudiantes orientales, sino en un acto consciente de total desprecio o apatía por todo lo que le rodea. El viernes llegó, para variar, un cuarto de hora tarde a la prueba de inglés, como ha venido haciendo cada viernes por la mañana durante los últimos meses. Sophie ni siquiera se molestó esta vez en darle las buenas tardes, seguramente asumiendo  que a estas alturas el amigo Yigit se pasa la ironía por el ojete. Apareció como un fantasma por la puerta ( así se manifiesta siempre, como una imprecisa amenaza), y cruzó el aula con lentitud, sin saludar, arrastrando la mirada por el suelo y sin atisbo alguno de incomodidad o apuro por el hecho de presentarse a esa hora o por provocar la distracción de sus compañeros. Y en este punto aclaro que no suelo censurar comportamientos ajenos, siempre y cuando esto no  lleve aparejado el hecho de incordiar al vecino. Es decir, que si el tipo decide en la intimidad de su cuarto coserse los párpados con nylon o vaciarse tubos de Super Glue en los oídos para aislarse así del mundo exterior, no voy a ser yo quien llame a urgencias. Pero no toquemos los cojones al resto del personal, porque corremos el riesgo de que a más de uno(me incluyo) se le hinche la vena mala. 

Pero bueno, todo esto no tendría nada de particular en este pájaro si no fuera por el hecho curioso de que ese día llevaba consigo una caja verde, bastante grande y gastada, como de zapatos, que depositó con precaución en el suelo, antes de sentarse en la silla con una mueca de infinito aburrimiento, mientras esperaba a que le repartieran las hojas del examen. En ese momento, claro, toda la atención se centró en su figura y en la caja que había traído. Después pasó un minuto de tensión pesada. Y ya parecía que la cosa iba a terminar ahí y que cada uno iba a volver a lo suyo cuando Sophie habló, antes de acercarse a él, con la voz un poco más áspera de lo habitual pero ejerciendo una vez más el dominio absoluto de una situación que se estaba produciendo durante su clase: “Te voy a dar hoja de examen porque es la prueba escrita y es asunto tuyo si quieres perder 20 minutos de tu tiempo. Pero si llegas un minuto tarde al listening  de las cuatro, no permitiré que molestes a tus compañeros. Simplemente te quedas fuera”. En ese instante, Teresa, la gaditana seria (¿?) me buscó con sus ojos inquietos, desviándolos un segundo después hacia la misteriosa caja.”¿Qué llevará ahí dentro?…”.”No sé”. Señalo ahora que si se tratara de cualquier otra persona el asunto no tendría importancia. Roehampton es una universidad multicultural y se ve gente de lo más variada. Algunos estudiantes llegan en monopatines; otros, escondidos bajo enormes capuchas; otros (otras, sobre todo), no conocen lo que es la manga larga o el zapato cerrado (el invierno es un concepto difuso), y otros (otras, siempre) se asoman al mundo a través  de una ventanita rectangular recortada a la altura de los ojos. Nadie apunta a nadie. Nadie comenta nada; y no por una cuestión de respeto, sino porque es lo que acostumbra a ocurrir cada día y en cada clase. Sin embargo, en el caso de Yigit, la cosa es bien distinta. Debido a su singular manera de comportarse, a cualquiera se le dispara la imaginación, y enseguida llega a la conclusión de que esa caja podría haber ocultado cualquier cosa, como ocurría en la secuencia final de Seven. Es más, no me habría extrañado que en un momento dado el tipo se hubiera levantado y hubiera abierto con parsimonia la tapa para exhibir sin rubor la cabeza torpemente mutilada de Gwyneth Paltrow.

 

Afortunadamente,sin embargo, su poder de atracción es limitado, y a los pocos minutos de la llegada del individuo todo el mundo estaba ya centrado en lo suyo, y el examen se desarrolló sin más incidente, aunque yo no podía evitar volver la cabeza hacia la caja de vez en cuando, encontrando algunas miradas en el camino, entre ellas la del propio Yigit, que conoce perfectamente el efecto que él y sus rarezas causan en la gente. En fin, al menos el episodio me sirve para excusarme esta vez de los mediocres resultados obtenidos en el reading. Por alguna razón que aún sigo analizando, me cuesta más la asimilación del lenguaje (reading, listening), que es lo que más practico, por cierto, que la producción del mismo (speaking, writing). Esto no le ocurre al resto de estudiantes, que desarrollan antes las habilidades “pasivas” por motivos obvios. No sé, sospecho que se trata de falta de concentración, o despiste,como parece ilustrar esta entrada; sin embargo no descarto que sea idiota, por si acaso. En fin, veamos que ocurrió al final, aunque adelanto que no es muy sorprendente. Ocurrió simplemente que, una vez terminado el examen, Yigit se levantó del asiento, alargó el brazo por encima de la mesa y entregó su examen a Sophie. Sin decir palabra, sin una mala mirada (clavada tozudamente en el suelo) o un gesto desafiante por lo ocurrido al inicio del examen. Nada. Simplemente extendió la mano y entregó sus hojas. Acto seguido rescató del suelo su abultada mochila Reebok y su caja verde, y desapareció tras la puerta. No se presentó a la tarde para hacer el examen oral, y todos nos quedamos con las ganas de saber qué demonios ocultaba en aquella caja. Aunque ésto ya lo dije al principio, ¿no?.

 

Mrs Page

Febrero 4th, 2010 Febrero 4th, 2010
Posted in Exp. Académica
4 Comments

Los miércoles por la mañana tengo una clase que se llama English Language in Context. La asignatura la imparten varios profesores a lo largo del curso, y cada uno se encarga de desarrollar un determinado aspecto del idioma(inglés, se entiende) en un contexto específico. Ayer le tocó el turno a la profesora Page, H. Page. Hasta aquí todo bien. Se trata de una persona que arrastra cierta reputación como lingüista en la universidad, así que tenía curiosidad por conocerla.Cuando la señora Page llegó, se acomodó, y paseó una mirada tranquila, experimentada, por toda la clase: una mujer con tablas cuyas maneras anunciaban una clase amena e interesante. Sin embargo, algo inesperado ocurrió en el momento en que, como es costumbre en esta universidad en el primer día de clase, se hicieron las presentaciones. Cuando ésta mujer lo hizo dijo llamarse Hannah Page. Es una profesora, como digo, bastante buena, habituada a grupos de extranjeros, por lo que su dicción es clara y pausada. Así que, cuando pronunció su nombre lo hizo despacio y vocalizando suavemente, lo que en una transcripción fonética sonaría como Jan-na Peich. Efectivamente, al oír su nombre completo de una forma tan sonoramente familiar se activó un resorte en mi cabeza y la respuesta al estímulo llegó como un rayo a la boca en forma de pequeña explosión incontenible. En ese momento me alegré de que en este país no se estile lo del segundo apellido, porque si Mrs Page llega a decir  que su apellido materno era Gromenauer,  me mata.

Cuando me tocó el turno me hubiera gustado decirle,físicamente, moralmente, diplomáticamente, que no me llamaba trigo por no llamarme Rodrigo, que nací después de los dolores, a orillas de dos bonitos lagos, lago negro, lago blanco, y que era aficionado a la Historia, particularmente interesado en la caidita de Roma;que en España trabajaba para la Meretérica, donde llevaba más años que la puerta; que no tenía novia porque estaba la cosa mu mala, y que ligaba menos que Torrebruno en Melrose Place, aún teniendo más peligro que Alf en un anuncio de Whiskas; que sin embargo estuve casado hasta hace poco, pero que la maté en agosto, la caló apretaba (una mala tarde la tiene cualquiera), y que mi compañero de al lado, un estudiante soberbio, me había llamado croata, así que estaba más enfadado que el casero del Fugitivo.

Todo esto me hubiera gustado decirle, pero no pude,no pude,no pude.Y lo más triste de todo es que, atestada como está la universidad de españoles, en esta clase soy el único gallego, por lo que no fue posible compartir la gracieta con ningún compatriota cobarde, me cago en mis muelas.

En fin, que os vaya bien, aquí me quedo de imaginaria…

 

Time,time,time

Diciembre 2nd, 2009 Diciembre 2nd, 2009
Posted in Exp. Académica
7 Comments

“Hay que romper el reloj”. Ésta fue una frase que escuché poco antes de decidirme a estudiar de nuevo,cuando aún andaba titubeando un poco. La pronunció el amigo Alejandro, al que ya he citado en algún otro momento.Después vinieron una serie de acertadas decisiones: dejar un trabajo que aborrrecía y que me tenía completamente amargado, comenzar a estudiar Magisterio, y venir a Londres a pasar una temporada. De lo primero hace ya más de dos años, hay que joderse,como pasa el tiempo. Lo último parece que acaba de empezar(me niego a creer que ya estemos en diciembre) y creo que, de momento, vamos bien.

Y es que hoy estoy realmente contento. Esta mañana me han dado los resultados de mi primer assignment (lease trabajo) importante, y la cosa no ha ido nada mal.Más bien todo lo contrario. Estaba pelín preocupado por el asunto del idioma, pero parece que ha merecido la pena todas las horas que me he pasado delante de aquí mi amigo tratando de expresarme correctamente en inglés (San Wordreference merece especial mención en este momento). Cuando he recibido el trabajo no he podido(no he querido) reprimir una pequeña punzada de orgullo que me ha hecho sentir bien. Porque me ha costado un poco, coño, la vuelta a la vida estudiantil.Me ha costado tirar de neuronas perezosas(nunca he sido, ahora tampoco, buen estudiante) y esfuerzo económico(lo cual me recuerda-nota mental-que  como no empiece a mover el culo en enero van a empezar a presentarse problemas serios). Así que, permítaseme que me venga arriba durante un rato, que ya vendrán mal dadas en otro momento. Joder, estoy tan contento que he empezando a valorar seriamente la posibilidad de quedarme a vivir por aquí y regalar mi casa a mis queridos inquilinos…eh, cuidao, que estoy contento,no fumao.

Me gustaría,pues, animar desde mi pequeño y humilde púlpito a todo aquel que sienta la necesidad de cambiar, a no demorarse demasiado en la duda, a atreverse a  modificar el rumbo, a plantarse, a tomar decisiones, a arriesgar, que si bien no es garantía de nada,porque la vida al final te lleva por donde quiere, como mínimo queda el gesto, y el gesto es importante, lo dice Cyrano. Así que, a romper el reloj, que casi nunca es tarde para casi nada y, al mismo tiempo, la vida es un ratico, como canta el tipo éste de la personalidad múltiple.

PD: como la cosa hoy va de referencias al tiempo, pensaba acompañar la entrada, haciendo un poco de patria, con Time,time,time  de The Sunday Drivers, pero como no he encontrado ningún vídeo aceptable, os dejo con Little Heart Attacks, también de los toledanos, que por cierto, me parecen muy buenos, lástima esos rumores de separación.

                                YouTube Preview Image

You can`t always get what you want

Noviembre 5th, 2009 Noviembre 5th, 2009
Posted in Exp. Académica
5 Comments

En los programas internacionales de intercambio de estudiantes existen normalmente cursos de apoyo de idiomas para aquellos cuyo primer idioma es distinto a aquel en que se impartirán las clases. En mi caso este curso se llama English Language Unit, y,aunque muchos estudiantes extranjeros se apuntan, no está específicamente creado para eso. Hay dos niveles, 1 y 2. El jueves me puse en contacto con la simpática profesora( hasta ahora todo el mundo es muy amable por aquí) que realiza las pruebas de nivel y el viernes me pasé por su despacho para hacerla. Eramos algunos estudiantes internacionales, no demasiados, y la profesora nos repartió los cuestionarios y nos dio una hora para terminar la prueba. También nos indicó que si acabábamos antes se lo hiciéramos saber. Yo tardé unos veinte minutos aproximadamente. Me levanté del asiento y le entregué el examen. También le comuniqué que no se molestara en corregirlo, que ya iba yo solito a apuntarme al primer nivel.

No deja de ser curioso que un estudiante de Magisterio de tercer año especializado en idioma inglés necesite clases de apoyo básicas para poder seguir con normalidad las clases ordinarias. Más que curioso es patético. Seguramente en todo ésto tenga bastante que ver mi torpeza intelectual, pero también es cierto que he tenido pocos problemas para superar las asignaturas específicas de inglés de la carrera. Muy pocos. Y me pregunto cómo es posible que alguien pueda llegar a convertirse en profesor de inglés sin saber inglés(ficciones curriculares aparte) realmente( y me la suda,sin perdón, si al final te limitas a enseñar a los niños los colores y los números).Incluso conozco algún maestro de otra especialidad que ,debido a la demanda de profesores de inglés durante los últimos años, se presentó a las oposiciones,sacó 0 puntos y ya está tabajando(no censuro,apunto).

 ¿Qué está pasando, querida universidad española?¿Tal vez estamos a la cola de Europa en Educación por algo?¿Por qué no se exige más?¿Y por qué no se enseña a enseñar? Soy de la opinión de que en Magisterio solo deberían existir dos asignaturas, la propia de la especialidad(ya no, Bolonia nos devuelve al profesor generalista) y otra que abarcara los tres años y que se anunciara en enormes letras mayúsculas en los tablones de información, para que los alumnos no olvidaran el cometido principal de su futuro profesional: DIDÁCTICA(pero la de verdad, no la coletilla insustancial que acompaña a buena parte de las asignaturas de Magisterio)

En fin, el caso es que los cursos a los que me refería no son exclusivos del personal internacional,al contrario, tienen preferencia los estudiantes que vayan a cursar el grado TESOL(Teaching English to Speakers of Other Languges),ya sean nativos o foráneos, y que son multitud, por lo que parece que, para rematar la faena, me quedaré fuera del cursito de marras. En fin,habrá que buscar otras vías de perfeccionamiento(aprendizaje) del inglés, además del día a día, y asumir que, como dice mi tocayo, no siempre consigue uno todo lo que quiere.

 YouTube Preview Image

P.D.: Sorry por el post “académico” especialmente enfocado a los compañeros y tal vez algo aburrido para el resto. Volveremos en breve a la anécdota y el entretenimiento .Que ya lo dice el amigo Alejandro, pródigo como nadie en ocurrentes frases lapidarias:”No habrá tiempo para cosas importantes, pero pa tontás…”