Toledo-London-Lisbon?

Marzo 23rd, 2010
Posted in Exp. Personal  Tagged
5 Comments

Algo está cambiando en Londres. Los días se van alargando, la temperatura se va suavizando, y cada vez hay más gente deambulando por el centro londinense, al menos en una de las zonas más animadas de la capital inglesa, la orilla sur del Támesis (South Bank), un lugar para pasear y mirar gente, y también para admirar la ciudad desde el London Eye(si el bolsillo y el mal de alturas lo permiten), asistir a una obra de teatro clásico,en el Globe, o moderno, en el National Theatre, o disfrutar de un poco de arte incomprensible, en la Tate Modern, y todo ello a escasa distancia de la abadía de Westminster, el Big Ben o St. Paul´s cathedral

Ayer pasé el día allí, con Andreia, una chica portuguesa que está realizando un postgrado en Londres y que asiste conmigo a las clases de mejora del inglés. Tengo que decir que la incontinencia verbal de Andreia la portuguesa es conocida desde Ayamonte hasta Faro(de donde es natural, por cierto), y la verdad es que temía que al cabo de un par de horas de parloteo incesante los niveles de aturdimiento mental alcanzaran cotas de insospechada magnitud, pero la verdad es que es una chica muy maja, inteligente, y además de mi edad, ¡por fin!, así que el día resultó bastante agradable. Lástima que se largue la semana que viene… Vuelve, sin mucha gana, a su Faro natal, a hacerse cargo de su realidad tras tres meses de paréntesis. El caso es que resulta curioso que haya empezado a intimar con Andreia en este momento (ella me dice que es algo que nos ocurre a los Sagitario continuamente, yo le digo que no me puedo creer que me diga eso una psicóloga), justo cuando me acaban de conceder una beca para realizar las prácticas de enseñanza en Lisboa, una ciudad que, a pesar de algunos pesares, me dejó tocado y con ganas de volver en las dos ocasiones en las que estuve de visita. Aunque parece ser que el fado y el vinho verde están a un par de peros de distancia. El primero es que me permitan realizar las prácticas en septiembre, durante el primer cuatrimestre, lo cual parece complicado, ya que tras ponerme en contacto con el profesor de turno me comenta que aún no me puede confirmar nada pero que la cosa pinta fea. El segundo es convencerme a mí mismo de que prefiero la estancia en Lisboa antes que tener la posibilidad de terminar la carrera en diciembre (si traslado mi expediente a la excitante Albacete), y así tener la oportunidad de presentarme a las oposiciones de 2011. ¿Qué hacer?¿Comportarme como una persona madura y razonable o dejarme llevar y seguir en la misma dirección, la difícil, la que usa el salmón…? Ya veremos.

Mientras tanto, pretendo seguir disfrutando de lugares como South Bank, donde por cierto también estuve con mis queridos inquilinos la semana pasada, primera y única visita que he recibido hasta el momento, y que transcurrió entre despistes ferroviarios( resueltos con soltura por la sección femenina ante la incompetencia manifiesta de los otros dos “empanaos”)zorros confiados(se cuentan por decenas en Roehampton, parece ser, yo aún no vi ninguno) y gastos prohibitivos en Camden Town ( los chicos van a tener que hacer horas extras en el S.A.U.C[Servicio de Atención Urgente de Chismes] para pagar los caprichos excesivos de Raquel…). 

Hasta luego.

 

The 39 steps

Marzo 10th, 2010
Posted in Exp. Personal  Tagged
4 Comments

Picadilly Circus es uno de los lugares más concurridos de Londres. Se trata de una intersección de calles famosa por sus neones excesivos y por su cercanía a las principales zonas de compras de la ciudad. En uno de los costados de la plaza se alza la estatua que popularmente se conoce como Eros, dios griego del amor, aunque parece ser que en realidad representa a su hermano Anteros (hermano mayor, entiendo). Hasta aquí la clase de arte. El caso es que el miércoles pasado me acerqué hasta esta bulliciosa zona para asistir a una de las obras de teatro que lleva más tiempo en cartel en la capital inglesa: The 39 steps. Como casi todos sabemos, la obra es una adaptación de la conocida película de Hitchcock ( la vi el día anterior, vaya tostón, me parece que algunas de las películas del gordito no soportan bien el paso del tiempo), de mismo título pero de tratamiento completamente distinto. En la versión teatral han convertido una pieza de intriga y suspense en una comedia muy entretenida “de ritmo trepidante”(reza el cartel). Está interpretada por tan solo cuatro actores que, a excepción del protagonista, hacen varios papeles cada uno, y solo por ver el ingenio derrochado en los continuos y sencillos cambios de escenario o el talento que despliegan los actores en sus sucesivas y rapidísimas transformaciones, merece la pena pagar la entrada. Cuando vengáis a visit…Si algún día os acercáis por Londres, os recomiendo invertir un par de horas en el espectáculo. Es recomendable incluso si solo te enteras de la mitad de los diálogos.

Por cierto, la obra tiene lugar en el Criterion Theatre, un teatro subterráneo construido sobre varios pilares encajados literalmente en la parte de atrás del patio de butacas, de tal forma que si te toca la china y te sientas en el lugar inadecuado, como fue el caso,  corres el riesgo de salir del teatro con el cuello dolorido de tanto retorcerlo para poder ver algo. Afortunadamente, el bueno de Lázaro (no el que olía a rancio, el otro) nos dejó en herencia valiosas enseñanzas, y una vez apagadas las luces…

Conclusión: yo creo que hay que ir al teatro, sobre todo si la alternativa es la podredumbre imaginativa del cine actual (si no de qué tanta saga y tantas enésimas partes). Al menos el teatro te ofrece el espectáculo único e irrepetible del directo. Así que, lo dicho, vayan ustedes al teatro, si pueden, “ocupen su localidad, y presten todos atención…”

Y en abril, el Globe.

Parkrun

Febrero 27th, 2010
Posted in Exp. Personal  Tagged
7 Comments

La lluvia caía menuda esta mañana, a eso de las 8:15, y a punto he estado de dejarme llevar por la inercia de un bostezo titánico y volverme para la cama a seguir maltratando la espalda en el desnutrido colchón que la universidad tuvo a mal instalar en los cuartuchos de la residencia. Pero no ha sido así, no señor. Después de atravesar la ventana con una mirada desafiante al horizonte gris y de apretar los puños hasta hacer palidecer los nudillos, me he sacudido la pereza con un poco de agua bien fría, me he ajustado los lentes y las ropas de correr, he pillado las zapatillas de engullir kilómetros y he saltado a la calle sin demora para dirigirme  hacia Wimbledon a tomar parte en mi primera carrera como nuevo y emocionado miembro de Parkrun, una asociación no lucrativa (todas lo son, me apuntan,corrijo)que promueve carreras cronometradas de 5km en algunos de los principales parques del país. Se trata de una organización que funciona  exclusivamente con fondos de unos pocos patrocinadores y que están muy bien organizados. Porque los ingleses, señores, otra cosa no, pero organizados, son. La inscripción es totalmente gratuita y una vez que recibes tu carnet vía online puedes participar en cualquier carrera a lo largo del país. Los sábados. A las nueve(éste es el pero).Una vez terminado el evento registran tu tiempo y puesto y durante la tarde recibes un correo con los resultados del día. Además van realizando un seguimiento con el rendimiento y evolución del corredor, destacando las mejores marcas y comentando cualquier aspecto relevante durante la carrera. Para incentivar aún más la participación, organizan un café(o un agua sucia si eres nativo) en una cafetería cercana, y cuando alcanzas cierto número de carreras te obsequian con una camiseta, que puede ser blanca(10 carreras), roja(50), azul(100) o negra(250, categoría que cuenta con un solo integrante de momento, el insigne Darren Wood, sobrino de Ron). Pero vamos a lo que interesa…

La carrera.

Seguramente no sorprenderé a nadie si digo que en un par de ocasiones he visto claras posibilidades de alzarme con la victoria. Sin embargo, llevado por mi habitual elegancia condescendiente para los que no llegan a mi nivel físico(en el mental soy fácilmente superable), así como  para no airar a  veteranos y profesionales en mi primera carrera( o a Jose, el tipo que me informó de la existencia de Parkrun, y que ya lleva algunas semanas participando), he optado por mantenerme en todo momento en un discreto anonimato formando parte del apretado grupo de cola. No pasa nada, no le doy importancia. Hay que decir que el circuito de Wimbledon mide exactamente la mitad de lo que exigen las reglas de la organización, por lo que incluso mis patéticos conocimientos matemáticos alcanzan a concluir que hay que dar dos vueltas al circuito para completar los 5km. La primera vuelta ha sido tranquila. En la segunda, nada más empezar, ha comenzado a llover. Pero llover, llover. Así que  que la carrera se ha convertido en un cross en toda regla. Y ha sido justo en la mitad de esta segunda vuelta cuando me he topado con mi “bestia negra”, el oponente que todo deportista de élite termina encontrando tarde o temprano y que se convierte en el rival a batir : un mico de unos doce años que me llegaba al ombligo, calzaba  botas de fútbol, y corría como el mismísimo demonio. En el momento en que le he pasado, después de perseguir su diminuto cuerpecillo durante la primera mitad de la carrera, le he obsequiado con unas palmaditas en la espalda y un alentador come on. No se ha percatado del tono chulesco. Más bien al contrario, parece que mis palabras han hecho su efecto, porque cuando quedaban escasos 100 metros para llegar a la meta, me ha rebasado sin despeinarse,mientras buscaba la aprobación de su madre, que lo miraba, orgullosa (Y hablando de su madre… )No ha habido palmaditas por su parte. Se creerá muy maduro…

En fin, el caso es que la experiencia ha sido interesante y seguro que repetimos la semana que viene. Hay que llegar a las diez al menos.

————————————————————————————

-”Pues me parece muy bien. Oye, y de trabajo, ¿qué?, porque te veo un tanto perezoso”.

-Cállate.

 

P.D.: Por cierto, me inscribí en el II concurso de BLOG organizado por la UCLM. No sé si la temática se ajusta a las normas del concurso, pero costaba poco averiguarlo. Las bases exigen la publicidad del evento. Hecho está.(Gracias al compañero Marcos por su ayuda).

Royal Opera House

Febrero 19th, 2010
Posted in Exp. Personal  Tagged
3 Comments

Nada más asentar mi trasero en una de las butacas del anfiteatro de la Royal Opera House mi memoria realizó un cinematográfico viaje que me llevó desde El Padrino III hasta Philadelphia, pasando por Pretty Woman, qué le vamos a hacer, mientras me sentía un poco cateto a estribor (nos sentaron en el lado derecho) al ser plenamente consciente de que aquello iba a ser lo más cerca que iba a estar de presenciar un evento en este prohibitivo lugar. “Bueno, no creas”, me contaba la simpática Directora de Eventos, que hizo las veces de guía, “en los últimos asientos a ambos lados del anfiteatro puedes conseguir entradas de hasta diez libras”.Y la verdad es que se trata de una opción muy interesante, sobre todo porque al llegar a la butaca te facilitan por el mismo precio un folio en blanco y, mientras escuchas la obra, tienes la oportunidad de  dibujar algo bonito apoyándote en la puta pared que tienes delante. Es, digamos, una forma distinta de apreciar el arte. Mente abierta. En fin. El caso es que la visita fue organizada por una profesora de la universidad, con nombre normal, y tenía como finalidad aprender algo del trabajo de los intérpretes y traductores que subtitulan las obras, así como observar la labor que realizan durante el espectáculo, que es algo bastante menos simple de lo que yo pensaba. Así que no hubo función pero sí visita curiosa, terminando además la tarde tomando una cerveza en casa de un amigo de la niñez, reencuentro entrañable con el tipo que me mostró la capacidad para estimular la imaginación que posee un trozo de papel más allá de las páginas del Interviú. Además, ¿quién demonios necesita asistir a uno de éstos pomposos espectáculos cuando tienes a escasos cien metros música de la buena casi a cualquier hora?

 YouTube Preview Image

                                                          

London trip: three stops

Febrero 10th, 2010
Posted in Exp. Personal  Tagged
3 Comments

Primera parada. St. James Park. El parque real más antiguo de la ciudad se encuentra enfrente del Palacio de Buckingham, en la zona de Westminster. Debido a su ubicación es uno de los puntos verdes más visitados y paseados de Londres. Hay una zona muy concurrida denominada The Mall, donde se celebran desfiles y diversos actos oficiales. También se han rodado escenas de películas recientes, como Match Point y alguna de 007. El parque cuenta con un lago central con numerosa fauna alada, entre la que destacan los pelícanos, lo cual me ha permitido mostrar el humilde desarrollo de mi escasa habilidad tras la cámara.

Segunda parada. Covent Garden. Esta es una de las zonas con más encanto de Londres. Además del mercado, donde algunos artesanos elaboran sus curiosas piezas a la vista de todos, y el auténtico desfile de moda que es Floral Street, lo que más me llamó la atención es la vida callejera que se despliega a lo largo de la Piazza. En algo menos de media hora me topé con un virtuoso de la guitarra, que casualmente al llegar   estaba tocando mi canción preferida de U2,One, un mago prodigioso(el tipo se tragó un maldito globo delante de mi cara y hacía desaparecer objetos a cámara lenta) y varias estatuas vivientes creadas con bastante ingenio (Habría alguna foto si la batería de la cámara no hubiera decidido abandonarme en ese momento).

Tercera parada. National Gallery. Alberga obras pictóricas de todo tipo: Velázquez, Monet, Rembrandt, Van Gogh, Leonardo da Vinci…y, por supuesto, El Greco. Como ya he comentado alguna vez, el exceso de exposición al arte me aturulla un poco, así que esta vez lo hice mejor y me di una vuelta por las salas principales que recomienda el propio museo. Además, siguiendo los sabios consejos de los que saben, me enganché a una visita guiada, y la verdad es que la cosa cambia bastante cuando alguien te explica la historia que hay detrás de un cuadro. Por otro lado,me llamó la atención que obras como Los Girasoles o La Venus del Espejo se exhiban sin protección ninguna y puedas acercarte a observarlos a pocos centímetros. Como curiosidad, y demostrando una vez más mis profundos conociminetos artísticos, añado que me llamó mucho la atención ver en directo el cuadro de Jan Van Eyck El matrimonio Arnolfini,  no solo por su evidente valor artístico, que no se escapa a mis experimentados ojos miopes,  sino porque además lo he visto decenas de veces en la cabecera de una serie de televisión, no recuerdo cual.Se admiten aclaraciones.

Mrs Page

Febrero 4th, 2010
Posted in Exp. Académica  Tagged ,
4 Comments

Los miércoles por la mañana tengo una clase que se llama English Language in Context. La asignatura la imparten varios profesores a lo largo del curso, y cada uno se encarga de desarrollar un determinado aspecto del idioma(inglés, se entiende) en un contexto específico. Ayer le tocó el turno a la profesora Page, H. Page. Hasta aquí todo bien. Se trata de una persona que arrastra cierta reputación como lingüista en la universidad, así que tenía curiosidad por conocerla.Cuando la señora Page llegó, se acomodó, y paseó una mirada tranquila, experimentada, por toda la clase: una mujer con tablas cuyas maneras anunciaban una clase amena e interesante. Sin embargo, algo inesperado ocurrió en el momento en que, como es costumbre en esta universidad en el primer día de clase, se hicieron las presentaciones. Cuando ésta mujer lo hizo dijo llamarse Hannah Page. Es una profesora, como digo, bastante buena, habituada a grupos de extranjeros, por lo que su dicción es clara y pausada. Así que, cuando pronunció su nombre lo hizo despacio y vocalizando suavemente, lo que en una transcripción fonética sonaría como Jan-na Peich. Efectivamente, al oír su nombre completo de una forma tan sonoramente familiar se activó un resorte en mi cabeza y la respuesta al estímulo llegó como un rayo a la boca en forma de pequeña explosión incontenible. En ese momento me alegré de que en este país no se estile lo del segundo apellido, porque si Mrs Page llega a decir  que su apellido materno era Gromenauer,  me mata.

Cuando me tocó el turno me hubiera gustado decirle,físicamente, moralmente, diplomáticamente, que no me llamaba trigo por no llamarme Rodrigo, que nací después de los dolores, a orillas de dos bonitos lagos, lago negro, lago blanco, y que era aficionado a la Historia, particularmente interesado en la caidita de Roma;que en España trabajaba para la Meretérica, donde llevaba más años que la puerta; que no tenía novia porque estaba la cosa mu mala, y que ligaba menos que Torrebruno en Melrose Place, aún teniendo más peligro que Alf en un anuncio de Whiskas; que sin embargo estuve casado hasta hace poco, pero que la maté en agosto, la caló apretaba (una mala tarde la tiene cualquiera), y que mi compañero de al lado, un estudiante soberbio, me había llamado croata, así que estaba más enfadado que el casero del Fugitivo.

Todo esto me hubiera gustado decirle, pero no pude,no pude,no pude.Y lo más triste de todo es que, atestada como está la universidad de españoles, en esta clase soy el único gallego, por lo que no fue posible compartir la gracieta con ningún compatriota cobarde, me cago en mis muelas.

En fin, que os vaya bien, aquí me quedo de imaginaria…

 

Natural History Museum

Enero 28th, 2010
Posted in Exp. Personal  Tagged
4 Comments

A mi juicio,lo peor que se puede decir de un museo de historia natural es que, por regla general(creo), pesa más el componente histórico que el natural. Vamos, que en estos lugares está todo muerto. Durante todo el recorrido se suceden salas de mamíferos muertos, aves muertas,reptiles muertos…, reproducciones disecadas que transmiten más bien poco, y que en mi caso se refleja en la devolución de la misma mirada con la que me observa el bicho o bicha que reposa detrás del cristal. Sin embargo, tengo que reconocer que éste museo en particular tiene ciertas características (además del edificio en sí, que no describiré porque no sabría) que lo convierten en un museo simpático. Nada más entrar te recibe un esqueleto de dinosaurio descomunal que extiende su impresionante envergadura a lo largo de toda una sala gigantesca, la cual es el punto de acceso  a las cuatro zonas en que está dividido el museo:

Zona Azul: Espacio reservado para los grandes mamíferos. Desgraciadamente, la sala donde se encuentra uno de los principales atractivos del museo, una reproducción de una ballena azul junto a otros grandes animales, estaba cerrada.Cáscaras.Aún así la visita a la época de los grandes lagartos está bastante entretenida, con T-Rex móvil incluído.

Zona Naranja: Plantas de todo tipo, tamaño y color. Para mi sorpresa, me pareció bastante interesante. Parece ser que existen ciertas plantas, del tamaño de Alaska, que se alimenta de pequeños vertebrados.Ratones principalmente.Curioso. También me gustó el troncho de secuoya gigante que tienen colocado en el piso superior de la nave principal. Hay una foto por ahí abajo.

Zona Roja: Explicación del funcionamiento de las fuerzas de la naturaleza. Todo muy didáctico, con muchas fotos, maquetas, proyecciones y multitud de rincones para tocar, mirar y experimentar en general. Hay hasta una plataforma decorada a modo de tienda oriental donde cada pocos minutos puedes asistir( y vivir) a la simulación de un terremoto de pequeña escala.

Zona Verde: Con el genérico nombre de Ecología de la Tierra, ésta zona engloba todos los animales disecados de tierra, mar o aire que uno pueda imaginar. Como he dicho al inicio, un poco tristón ver a tanto animal muerto ( o peor, muerto y estático, y simulando vida), pero bueno, en conjunto, está entretenido.

En resumen, el Museo de Historia Natural de Londres es un lugar para pasar un rato agradable y donde los niños pueden disfrutar a lo grande (parezco un puto anuncio) mirando y toqueteándolo todo. Más allá de eso, si a uno lo que le gusta no es precisamente los museos sino la arquitectura, también merece la pena acercarse a echar un vistazo. Y luego está el precio, claro, competitivo como ninguno.

 

Go ahead, Montse!(and welcome back everyone)

Enero 15th, 2010
Posted in Exp. Personal  Tagged
3 Comments

Desde mi llegada el lunes pasado he estado un poco ocupado en labores básicas de reaclimatación al medio: comprando comida,entregando trabajos,asistiendo a las primeras clases, cambiando las que no me convencían demasiado, pagando el económico alojamiento (que me querían cobrar dos veces, espabilaos),comenzando la búsqueda de curro, etc. Si a ésto unimos el hecho de que esta mañana me ha tocado realizar una prueba de gramática inglesa (regular,nada más), la verdad es que he estado un poco desligado de lo que viene siendo la realidad circundante.

Por eso hasta hace un rato no me he enterado del horrible terremoto ocurrido en Haití. Al terminar el examen me he dirigido hacia la biblioteca a buscar El País, el único diario español disponible, esperando con ansiedad leer,como cada día en los últimos meses, los interesantísimos e importantísimos avances en la emocionantísima investigación de la trama Gürtel (¿que no son sesgados todos los periódicos?), encontrándome sin embargo con algo bien distinto.”¡Coño!”.En un momento el titular de la portada ha sacudido violentamente mi apacible pereza mañanera  y he salido disparado hacia la sala de ordenadores. Como creo que ocurre con el común de los mortales(o tal vez no), mi insensibilidad ante las desgracias ajenas es directamente proporcional a la distancia en las que éstas se producen, y esa noticia no habría pasado de un malestar pasajero, una mueca de pesadumbre o algún comentario condescendiente (perdón por la franqueza, creo que el egoísmo,en sentido amplio, es motor de nuestros actos) si no fuera porque allí, en Puerto Príncipe, vive y trabaja, para Naciones Unidas,  mi amiga Montse. Durante el trayecto de la zona de periódicos al área de ordenadores me he dado cuenta de que si hubiera ocurrido algo ya lo sabría,me habría informado algún amigo común,pero no me he quedado tranquilo hasta que no he visto, en uno de los numerosos enlaces donde se habla de la situación de los cooperantes españoles en Haití, que Montse se puso enseguida en  contacto con sus padres y que se encuentra bien. Luego,por si acaso,y después de enviarla un correo que ya ha contestado, he llamado también a Fernan,otro amigo toledano, (que habrá pensado, bueno, al menos por una vez me ha llamado el capullo éste) y me ha confirmado que todo va bien.

 No me imagino lo que debe ser estar presenciendo todo aquel horror: los edificios destrozados, los miles de heridos, los muertos por las calles, el caos, por muchos vídeos que haya visto colgados en Internet. Desde este lado de la pantalla las imágenes se cuelan por la retina filtradas por una sensación de ficción e irrealidad que impide (al menos a mí) apreciar o sentir lo que realmente está ocurriendo allí. Parece que la inestabilidad política y económica ya era brutal antes del terremoto, y las condiciones de vida miserables.Ahora en Haití está todo por hacer e imagino que Montse estará trabajando duro en estos momentos. 

Desde mi pequeño refugio londinense,rubia, te envío mucho ánimo y te dedico esta primera entrada del año, que espero te llegue cuando no tengas mejores cosas que hacer que leer tontás en un blog.

P.D. Por lo demás, añadir que dejé una ciudad asombrosamente cubierta de nieve (así nos lo enseña un guía escogido para la ocasión, cortesía de Raquel y David), para llegar a otra habitualmente blanca en esta época del año. Como muestra, seis imágenes.

 

Camden (End of part 1)

Diciembre 20th, 2009
Posted in General  Tagged
5 Comments

La última entrada antes del parón navideño la voy a dedicar a saldar una cuenta pendiente que tenía con Camden Market, uno de los mercados más famosos de Londres, situado en Camden Town, al norte de Londres, junto a un bonito y antiguo canal donde se puede pasear tranquilamente o alquilar un bote por un precio razonable. El mercado está abierto todos los días, pero es el domingo cuando aquello se llena de gente. Hoy ha hecho un día frío en Londres, muy frío, pero soleado, y las calles de Camden estaban hasta arriba de visitantes curiosos revoloteando calle arriba, calle abajo. Entre las tiendas de la calle principal y los tenderetes de los pequeños mercadillos que hay en la zona, la oferta es enorme y variada, y es bastante difícil salir de allí sin haber comprado algo. A medio camino de la calle principal hay un espacio reservado solo para puestos de comida de distintas partes del mundo(o copias de comidas de distintas partes del mundo, había que ver esas tortillas), y los propietarios te asedian, estirando el brazo todo lo posible,tenedor en mano, para ofrecerte a probar los distintos platos. El “bowl variado” de fideos chino,lleve lo que lleve, está bastante bueno. Aunque, sin duda, el lugar más interesante de Camden es Los Establos. Se trata ( vaya sorpresa) de unos antiguos establos que han rehabilitado para albergar tiendas y puestos de todo tipo, aprovechando en ocasiones  hasta el último centímetro de suelo para vender lo que sea. Algunos de los puestos están literalmente encajados en lo que eran las antiguas cuadras, y en muchos casos se han respetado las puertas de madera, por lo que el sitio adquiere un punto rústico interesante . Este lugar es el centro de ropa alternativa y vintage (hay que joderse lo que gusta la palabreja ésta) y merece la pena dar una vuelta simplemente para observar a la gente de todo pelaje y condición luciendo extravagancia. Así que, lo dicho,no dejéis de visitar Camden Market si venís a Londres, os sentiréis como en casa:me parece que nuestro querido idioma gana en porcentaje al inglés cuando paseas por allí.

Y ésto es todo por ahora. Si hay ganas y tiempo habrá una segunda parte, aunque no podemos asegurar nada porque, como dijo aquel, palabras más, palabras menos, el futuro no existe;existirá.

¡A disfrutar de las  Fiestas!          

                            YouTube Preview Image

Changing the Guard

Diciembre 16th, 2009
Posted in Exp. Personal  Tagged
2 Comments

El sábado pasado me despertó puntulamente, a las ocho de la mañana, uno de los cuervos negros que rondan por el campus en busca de desperdicios que se disputan con las ardillas . ” Es un visitante a la puerta de mi cuarto queriendo entrar.Algún visitante que a deshora a mi cuarto quiere entrar.Eso es todo, y nada más”. Pero no, para mí es algo bastante más prosaico que el poema de Poe. Más bien es un pajarraco que con su sonoro graznido mi sueño viene a turbar. Algún pajarraco que a deshora por detrás me viene a dar. Eso es todo, un maldito y miserable animal.

El caso es que esa mañana me vino bien el estridente despertar porque no quería volver a casa sin haber pasado antes por Buckingham Palaz para ver el famoso y mundialmente conocido cambio de guardia. Y como soy de los que profesan una fe ciega en el dicho popular marroquí de que la prisa mata, pues, entre unas cosas (hay que desayunar como es debido) y otras (el centro queda como a una hora, si la cosa va bien, en autobús),cuando llegué allí ya eran las 11. El espectáculo empieza a las 11:30, cada dos o tres días durante los meses fríos y todos los días en primavera y verano. Y la verdad es que está bien. Tal vez en esta época del año un tanto deslucido y tristón (o discreto y elegante,según se mire), ya que los soldados van disfr…vestidos de gris,acompañando al tiempo londinense, pero bueno, ya veremos si  con el rojo el asunto gana en vistosidad o no. Lo que sí es cierto es que, a pesar de los pelucones, los inmutables caretos de los soldados y los bruscos movimientos militares que anuncian un esguince el día menos pensado (todo ello unido con el único fin de aportar una nota ridícula,que la tiene,a la ceremonia) el conjunto es, como digo, bastante curioso. Y si no que se lo digan a los cientos de turistas que se congregan allí diariamente, aunque el día amenace lluvia y haga un frío del carajo,como es el caso, y que suelen llegar un buen rato antes para no perderse detalle, agolpándose con ansia agresiva  tras las ballas del Palacio (¿qué?,¿a que escuece la b? Así lo vi escrito en uno de los accesos laterales que prohibía el paso en varios idiomas.Así que yo escribo Palaz como me da la gana).

Por cierto, hay vídeo.

 

                              YouTube Preview Image