London trip: three stops

Febrero 10th, 2010 Febrero 10th, 2010
Posted in Exp. Personal
3 Comments

Primera parada. St. James Park. El parque real más antiguo de la ciudad se encuentra enfrente del Palacio de Buckingham, en la zona de Westminster. Debido a su ubicación es uno de los puntos verdes más visitados y paseados de Londres. Hay una zona muy concurrida denominada The Mall, donde se celebran desfiles y diversos actos oficiales. También se han rodado escenas de películas recientes, como Match Point y alguna de 007. El parque cuenta con un lago central con numerosa fauna alada, entre la que destacan los pelícanos, lo cual me ha permitido mostrar el humilde desarrollo de mi escasa habilidad tras la cámara.

Segunda parada. Covent Garden. Esta es una de las zonas con más encanto de Londres. Además del mercado, donde algunos artesanos elaboran sus curiosas piezas a la vista de todos, y el auténtico desfile de moda que es Floral Street, lo que más me llamó la atención es la vida callejera que se despliega a lo largo de la Piazza. En algo menos de media hora me topé con un virtuoso de la guitarra, que casualmente al llegar   estaba tocando mi canción preferida de U2,One, un mago prodigioso(el tipo se tragó un maldito globo delante de mi cara y hacía desaparecer objetos a cámara lenta) y varias estatuas vivientes creadas con bastante ingenio (Habría alguna foto si la batería de la cámara no hubiera decidido abandonarme en ese momento).

Tercera parada. National Gallery. Alberga obras pictóricas de todo tipo: Velázquez, Monet, Rembrandt, Van Gogh, Leonardo da Vinci…y, por supuesto, El Greco. Como ya he comentado alguna vez, el exceso de exposición al arte me aturulla un poco, así que esta vez lo hice mejor y me di una vuelta por las salas principales que recomienda el propio museo. Además, siguiendo los sabios consejos de los que saben, me enganché a una visita guiada, y la verdad es que la cosa cambia bastante cuando alguien te explica la historia que hay detrás de un cuadro. Por otro lado,me llamó la atención que obras como Los Girasoles o La Venus del Espejo se exhiban sin protección ninguna y puedas acercarte a observarlos a pocos centímetros. Como curiosidad, y demostrando una vez más mis profundos conociminetos artísticos, añado que me llamó mucho la atención ver en directo el cuadro de Jan Van Eyck El matrimonio Arnolfini,  no solo por su evidente valor artístico, que no se escapa a mis experimentados ojos miopes,  sino porque además lo he visto decenas de veces en la cabecera de una serie de televisión, no recuerdo cual.Se admiten aclaraciones.