Happy birthday, William

Abril 22nd, 2010 Abril 22nd, 2010
Posted in Exp. Personal
1 Comment

Aunque no se sabe exactamente el día de su nacimiento, sí es conocido el dato de que fue bautizado el día  26 de abril de 1564, y tradicionalmente su cumpleaños se festeja el 23 del mismo mes, tal vez para buscar algún tipo de fatalidad en la fecha, ya que el tipo murió 52 años más tarde en el mismo día. No sé. El caso es que para celebrar tan destacado aniversario, y entre otros actos por toda la ciudad, el domingo anterior al supuesto día del alumbramiento de William se convoca a todo el que quiera a una  jornada de puertas abiertas en el Shakespeare´s Globe, el teatro construido como réplica de aquel en el que se representaban originalmente las obras del autor. Por lo que a mí respecta no conozco las obras de Shakespeare. Ninguna. No leo teatro por los mismos motivos por los que no escucho una película. Aún así, una voz autorizada (mi querida Sophie, actriz y directora de teatro antes que profesora) me había recomendado la visita a este lugar.

Así que allí me planté el domingo pasado para comprobar con mis propios ojos miopes si la fama del Globe era merecida. Y tengo que decir que el inicio de la visita fue un poco tristón .Tras esperar en una cola de unos 300 kilómetros(contados), entré en un pequeño edificio anexo al teatro donde habían montado un museo que exhibía trajes, libros y distintos utensilios de la época, planos del Globe original (fue reconstruido en 1997), citas de Shakespeare vistosamente enmarcadas… En fin, todo un poco rollo. Lo único que mereció la pena de esa primera parte de la visita fue una exhibición de esgrima en la que cuatro espadachines se iban turnando para mostrar al público las técnicas de lucha del siglo XVI. Fue particularmente interesante el momento en que les tocó el turno a dos jóvenes preciosas de largo pelo rubio, generoso escote y ceñido atuendo negro, que encendieron (incendiaron) la imaginación y la entrepierna del público masculino. Y es que las jamelgas (término robado a Berto, quejas feministas a La Sexta) sabían lo que hacían, se gustaban y sabían cómo gustar. Recuerdo que en un momento de la pelea, las dos en el suelo, el tipo que tenía a mi derecha se giró medio asustado, interrogándome con la mirada:”No soy el único que se está poniendo un poco pinocho, ¿no?”.”No,no, tranquilo”.

Después de eso pasamos a visitar el teatro. Y, coño, qué sitio más chulo. La primera sensación que tuve me trasladó a las primeras escenas de Cyrano, y a partir de ahí la visita comenzó a tomar otro color. El Globe es un teatro circular, a excepción de la parte donde se sitúa el escenario, de tal manera que todo el público está a la misma distancia de los actores, mejorando así la interacción entre todos. Por lo visto, cuando tuvo lugar la reconstrucción, no solo se respetaron las formas del teatro, sino también los materiales originales de construcción, así como las condiciones físicas de las representaciones en tiempos de Shakespeare. Por eso el teatro solo abre en primavera/verano: no hay luz eléctrica, no hay efectos de sonido, no hay tecnología de ningún tipo. Los actores y el público, eso es todo. Total, que me pasé media tarde allí sentado, mirando a mi alrededor y atendiendo a  los actores que intercalaban pequeñas representaciones con explicaciones sobre el Globe y la obra de Shakespeare. El día 26 se inicia la temporada, y durante todo el mes de mayo representan Macbeth, a precio muy asequible, así que creo que no me perderé  la experiencia.

Y este domingo la maratón de Londres, que por lo visto se forma la de dios y el diablo. Aquí el que se aburre es porque quiere.

Maldita sea, y me pregunta la gente que si tengo ganas de volver.

 YouTube Preview Image