Go ahead, Montse!(and welcome back everyone)

Enero 15th, 2010 Enero 15th, 2010
Posted in Exp. Personal
3 Comments

Desde mi llegada el lunes pasado he estado un poco ocupado en labores básicas de reaclimatación al medio: comprando comida,entregando trabajos,asistiendo a las primeras clases, cambiando las que no me convencían demasiado, pagando el económico alojamiento (que me querían cobrar dos veces, espabilaos),comenzando la búsqueda de curro, etc. Si a ésto unimos el hecho de que esta mañana me ha tocado realizar una prueba de gramática inglesa (regular,nada más), la verdad es que he estado un poco desligado de lo que viene siendo la realidad circundante.

Por eso hasta hace un rato no me he enterado del horrible terremoto ocurrido en Haití. Al terminar el examen me he dirigido hacia la biblioteca a buscar El País, el único diario español disponible, esperando con ansiedad leer,como cada día en los últimos meses, los interesantísimos e importantísimos avances en la emocionantísima investigación de la trama Gürtel (¿que no son sesgados todos los periódicos?), encontrándome sin embargo con algo bien distinto.”¡Coño!”.En un momento el titular de la portada ha sacudido violentamente mi apacible pereza mañanera  y he salido disparado hacia la sala de ordenadores. Como creo que ocurre con el común de los mortales(o tal vez no), mi insensibilidad ante las desgracias ajenas es directamente proporcional a la distancia en las que éstas se producen, y esa noticia no habría pasado de un malestar pasajero, una mueca de pesadumbre o algún comentario condescendiente (perdón por la franqueza, creo que el egoísmo,en sentido amplio, es motor de nuestros actos) si no fuera porque allí, en Puerto Príncipe, vive y trabaja, para Naciones Unidas,  mi amiga Montse. Durante el trayecto de la zona de periódicos al área de ordenadores me he dado cuenta de que si hubiera ocurrido algo ya lo sabría,me habría informado algún amigo común,pero no me he quedado tranquilo hasta que no he visto, en uno de los numerosos enlaces donde se habla de la situación de los cooperantes españoles en Haití, que Montse se puso enseguida en  contacto con sus padres y que se encuentra bien. Luego,por si acaso,y después de enviarla un correo que ya ha contestado, he llamado también a Fernan,otro amigo toledano, (que habrá pensado, bueno, al menos por una vez me ha llamado el capullo éste) y me ha confirmado que todo va bien.

 No me imagino lo que debe ser estar presenciendo todo aquel horror: los edificios destrozados, los miles de heridos, los muertos por las calles, el caos, por muchos vídeos que haya visto colgados en Internet. Desde este lado de la pantalla las imágenes se cuelan por la retina filtradas por una sensación de ficción e irrealidad que impide (al menos a mí) apreciar o sentir lo que realmente está ocurriendo allí. Parece que la inestabilidad política y económica ya era brutal antes del terremoto, y las condiciones de vida miserables.Ahora en Haití está todo por hacer e imagino que Montse estará trabajando duro en estos momentos. 

Desde mi pequeño refugio londinense,rubia, te envío mucho ánimo y te dedico esta primera entrada del año, que espero te llegue cuando no tengas mejores cosas que hacer que leer tontás en un blog.

P.D. Por lo demás, añadir que dejé una ciudad asombrosamente cubierta de nieve (así nos lo enseña un guía escogido para la ocasión, cortesía de Raquel y David), para llegar a otra habitualmente blanca en esta época del año. Como muestra, seis imágenes.