Natural History Museum

Enero 28th, 2010 Enero 28th, 2010
Posted in Exp. Personal
4 Comments

A mi juicio,lo peor que se puede decir de un museo de historia natural es que, por regla general(creo), pesa más el componente histórico que el natural. Vamos, que en estos lugares está todo muerto. Durante todo el recorrido se suceden salas de mamíferos muertos, aves muertas,reptiles muertos…, reproducciones disecadas que transmiten más bien poco, y que en mi caso se refleja en la devolución de la misma mirada con la que me observa el bicho o bicha que reposa detrás del cristal. Sin embargo, tengo que reconocer que éste museo en particular tiene ciertas características (además del edificio en sí, que no describiré porque no sabría) que lo convierten en un museo simpático. Nada más entrar te recibe un esqueleto de dinosaurio descomunal que extiende su impresionante envergadura a lo largo de toda una sala gigantesca, la cual es el punto de acceso  a las cuatro zonas en que está dividido el museo:

Zona Azul: Espacio reservado para los grandes mamíferos. Desgraciadamente, la sala donde se encuentra uno de los principales atractivos del museo, una reproducción de una ballena azul junto a otros grandes animales, estaba cerrada.Cáscaras.Aún así la visita a la época de los grandes lagartos está bastante entretenida, con T-Rex móvil incluído.

Zona Naranja: Plantas de todo tipo, tamaño y color. Para mi sorpresa, me pareció bastante interesante. Parece ser que existen ciertas plantas, del tamaño de Alaska, que se alimenta de pequeños vertebrados.Ratones principalmente.Curioso. También me gustó el troncho de secuoya gigante que tienen colocado en el piso superior de la nave principal. Hay una foto por ahí abajo.

Zona Roja: Explicación del funcionamiento de las fuerzas de la naturaleza. Todo muy didáctico, con muchas fotos, maquetas, proyecciones y multitud de rincones para tocar, mirar y experimentar en general. Hay hasta una plataforma decorada a modo de tienda oriental donde cada pocos minutos puedes asistir( y vivir) a la simulación de un terremoto de pequeña escala.

Zona Verde: Con el genérico nombre de Ecología de la Tierra, ésta zona engloba todos los animales disecados de tierra, mar o aire que uno pueda imaginar. Como he dicho al inicio, un poco tristón ver a tanto animal muerto ( o peor, muerto y estático, y simulando vida), pero bueno, en conjunto, está entretenido.

En resumen, el Museo de Historia Natural de Londres es un lugar para pasar un rato agradable y donde los niños pueden disfrutar a lo grande (parezco un puto anuncio) mirando y toqueteándolo todo. Más allá de eso, si a uno lo que le gusta no es precisamente los museos sino la arquitectura, también merece la pena acercarse a echar un vistazo. Y luego está el precio, claro, competitivo como ninguno.